Seleccionar página

Se hacían con pan tierno, porque no se remojaban en leche ni se rebo- zaban en huevo. Se freían las rebanadas sin dorarlas mucho, se sacaban y se pasaban inmediatamente por agua y luego se bañaban en azúcar y canela.